Pasar al contenido principal
Enviado por jesus-sa el 7 February 2018

Hemos escuchado que algunas personas dicen: "Yo hago con mi cuerpo lo que quiera" pero esto no es solo de la actualidad, sino que los griegos desde el siglo primero ya tenían el pensamiento que "Se me permite hacer cualquier cosa", su concepción era que uno puede hacer lo que uno quiera. este pensamiento se estaba aceptando dentro de la iglesia Corintia.

¿Usted qué opina de esta apreciación?

Si soy una persona que no temo a Dios, yo soy libre de hacer lo que quiera con mi cuerpo, pero si soy un cristiano, un hijo de Dios No puedo hacer con mi cuerpo lo que quiera.

"Se dice: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» Es cierto, pero no todo conviene. Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine. También se dice: «La comida es para el estómago, y el estómago para la comida.» Es cierto, pero Dios va a terminar con las dos cosas. En cambio, el cuerpo no es para la prostitución sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo. Y así como Dios resucitó al Señor, también nos va a resucitar a nosotros por su poder. ¿Acaso no saben ustedes que su cuerpo es parte del cuerpo de Cristo? ¿Y habré de tomar yo esa parte del cuerpo de Cristo y hacerla parte del cuerpo de una prostituta? ¡Claro que no! ¿No saben ustedes que cuando un hombre se une con una prostituta, se hacen los dos un solo cuerpo? Pues la Escritura dice: «Los dos serán como una sola persona.» Pero cuando alguien se une al Señor, se hace espiritualmente uno con él. Huyan, pues, de la prostitución. Cualquier otro pecado que una persona comete, no afecta a su cuerpo; pero el que se entrega a la prostitución, peca contra su propio cuerpo. ¿No saben ustedes que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios les ha dado, y que el Espíritu Santo vive en ustedes? Ustedes no son sus propios dueños, porque Dios los ha comprado. Por eso deben honrar a Dios en el cuerpo." 1 Corintios 6:12-20.

Algunas costumbres que se estaban volviendo normales para la iglesia Corintia eran:

  • Todas las cosas me son licitas, esto quería decir que se podía hacer lo que quisieran con su cuerpo, pero Pablo les advierte que no todo es conveniente y no debían dejar que nada los dominara.
  • La comida es para el estómago y el estómago para la comida, esto significaba que ellos podían comer lo que quisieran, convirtiendo la iglesia en una iglesia libertina y glotona, pero Pablo les advierte que tanto el estómago como la comida Dios puede destruirla.
  • El cuerpo es para el sexo y el sexo para el cuerpo. Es decir que somos libres para realizar inmoralidades sexuales, pero Pablo aclara que el cuerpo fue creado por Dios y para Dios, por lo tanto no podemos unir nuestro cuerpo a una prostituta.

El cuerpo es sagrado, por eso debe ser cuidado.