Pasar al contenido principal
Enviado por jesus-sa el 7 February 2018

Servir al señor cuesta, tiene costo, tiene un precio. Cuando un atleta quiere ser el mejor, debe sacrificarse y el costo es consagrarse con el deporte. En la vida cristiana cuando una persona se consagra va a recibir críticas, pero pasado un tiempo se ven los frutos de dicha consagración. La consagración es una decisión personal.

- Lucas 14:25-33

Para ser un cristiano consagrado debo tener:

 

  • Prioridades: "Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun tambi én su propia vida, no puede ser mi discípulo." Lucas 14:26. Una persona consagrada, es una persona que tiene claras sus prioridades, nuestra prioridad debe ser Dios, por esto el Señor nos habla de ser discípulos, porque debemos pasar de creyentes a discípulos, y una persona se vuelve discípulo cuando toma la decisión de consagrarse a Dios. las prioridades determinan mi grado de consagración.

 

  • Perdidas: "Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo." Lucas 14:33. No renuncie a lo que posee, renuncie a todo lo que lo posee. El problema es cuando no renunciamos a lo que nos posee. Qu é alegría es ver que el Señor bendiga a las personas con bienes, pero que las posesiones no nos posean. Cuando un cristiano es consagrado muchas veces tiene que perder, pero son perdidas que a la larga producen ganancias. hay cosas a las que debemos morir.

 

  • Propósitos: "Buena es la sal; más si la sal se hiciere insípida, ¿con qué se sazonará? Ni para la tierra ni para el muladar es útil; la arrojan fuera. El que tiene oídos para oír, oiga." Lucas 14:34-35. En la antigüedad se usaba la sal para conservarla y para darle sabor a la carne, por lo cual uno de los propósitos de una persona que se consagra es dar sabor a una sociedad insípida o tambi én se consagra porque quiere preservar en medio de una sociedad corrupta. La consagración tiene un propósito, honrar a Dios, pero tambi én es dar testimonio.

 

¿Qué es prioridad para mí?

¿Estoy dispuesto a renunciar a lo que me posee?

¿Cuáles son mis propósitos?